Crear nuestra propia empresa

crear empresa

Lo fundamental a la hora de plantearnos crear nuestra propia empresa, es contar con una buena idea. A partir de esa idea, se deberá desarrollar un plan de trabajo específico, empezando por un estudio del mercado, en función del servicio o producto estrella que tengamos en mente y en los que se basará nuestra nueva empresa. Este estudio, consistirá en recopilar información sobre la competencia existente y forma de trabajar de la misma, así como de los gastos que nos puede originar o los beneficios que podemos lograr, comprobando de forma fehaciente la viabilidad del proyecto. Otro factor que se deberá estudiar detalladamente, es qué oferta y qué demanda existe actualmente de este tipo de servicio o producto, entre los consumidores o posibles clientes potenciales.

¿Qué tipo de sociedad nos interesa más?

Una vez superados estos primeros trámites, debemos saber qué tipo de sociedad nos interesa más o como queremos que sea nuestra empresa; sociedad anónima, limitada, comunidad de bienes o autónomos, por ejemplo. Al igual que hemos realizado un estudio de mercado y del producto o servicios a desempeñar, también debemos realizar una comparativa en cuanto a costes se refiere, teniendo en cuenta cada opción, eligiendo la que mejor se adapte a nuestro futuro negocio por determinadas características o simplemente por nuestros propios intereses.

La obtención de la licencia de apertura

Para poder desarrollar cualquier actividad comercial de forma legal, es necesario la concesión de determinados permisos o licencias, por parte de las administraciones públicas o ayuntamientos, como es el caso de la licencia de apertura. Este hecho, en principio no debería ocasionar ningún trastorno para el nuevo empresario, ya que la obtención de este permiso o licencia, debería ser cuestión de entre quince días y cuatro meses. Pero la realidad es otra muy distinta, debido a que en ocasiones se está demorando entre seis meses y dos años. Esto supondría mantener nuestro negocio congelado, hasta conseguir la correspondiente licencia. Otra opción sería abrir el negocio de forma ilegal, lo que podría ocasionar una sanción de hasta mil quinientos euros y el cierre del mismo por un período de tiempo de hasta seis meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *