Apostar al conocimiento es crecer?

La economía del conocimiento ha tolerado a las CCAA que la han desarrollado con mayor intensidad resistir mejor la crisis en concepto de renta, productividad y empleo.
Esta es la primordial conclusión del estudio “La competitividad de las zonas españolas frente a la economía del conocimiento”, efectuado por el Ivie y la Fundación Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.
El informe examina la relación entre el empleo del conocimiento que hace cada comunidad autónoma a través de la utilización de factores que lo incorporan, y su capacidad de producir renta y riqueza.
Para esto, el estudio tiene presente primordialmente 3 factores: la inversión en maquinaria y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), el capital humano de alta cualificación y el desarrollo de actividades de I+D+i.
¿Qué comunidades han apostado más por el conocimiento?
El informe resalta que, en líneas generales, “el empleo del conocimiento se ha acentuado en todas y cada una de las zonas españolas, más de forma muy dispar, lo que explica sus diferentes desempeños tanto en el momento de reducir las consecuencias de la crisis como de reactivar la restauración”.
En este mapa, encabezan el ranking País Vasco, la capital española y Navarra como las zonas que más se han experto en el conocimiento y, al tiempo, han conseguido resultados económicos superiores a la media.
En concreto, en Producto Interior Bruto por habitante las 3 la superan nítidamente a la media con la villa de Madrid a la cabeza (la capital tenía en dos mil quince un treinta y seis por ciento de renta por cabeza sobre la media nacional). En productividad del trabajo resalta el País Vasco, con un nivel ubicado un 26 % sobre la media, seguido de la villa de Madrid, con un diecinueve con ocho por ciento.
En el lado opuesto, las comunidades en las que la economía del conocimiento ha penetrado más débilmente son: Castilla-La Mácula, Andalucía y Extremadura. Y estas presentan las cantidades más bajas de productividad y renta por cabeza.
¿Qué zonas resaltan en los diferentes campos?
El estudio resalta que “la capacidad de España como productor, fabricante y exportador de maquinaria y equipos TIC es limitada, más cuando se incluyen los servicios su relevancia es algo mayor, elevando su peso en la utilización total hasta el dos,6 por ciento y en nuestras exportaciones al tres con dos por ciento “. Hay que indicar que estas actividades presentan, además de esto, una elevada concentración en zonas avanzadas como la villa de Madrid y Cataluña, donde se producen el ochenta y ocho por ciento de las ventas, el cincuenta y ocho por ciento del empleo y el setenta y cinco por ciento del comercio exterior de dichas actividades. En País Vasco las TIC asimismo tienen una aportación relevante al VAB (valor añadido bárbaro), como se aprecia en el gráfico.
“La penetración en las zonas de la economía del conocimiento resulta condicionada por sus dotaciones de capital humano y la capacidad de sus empresas de atraer y retener talento”, explica el informe. En este sentido, la capital española (cincuenta por ciento ) País Vasco, Cataluña y Navarra (más del cuarenta por ciento ) cuentan con los porcentajes más elevados de empresarios con titulación superior, mientras que Castilla-La Mácula ocupa la última situación. Normalmente, asimismo la villa de Madrid, País Vasco y Navarra cuentan con el mayor porcentaje de población en edad de trabajar con estudios superiores en frente de Castilla-La Mácula y Extremadura que son las que menos 8ver gráfico).
Con respecto a la inversión en I+D+i, la capital de España es la comunidad que más inversiones en innovación efectúa, con un tres con quince por ciento del Producto Interior Bruto, seguida de País Vasco, Navarra y Cataluña, que superan el dos por ciento . En el otro extremo, las autonomías que menos invierten en I+D+i son Asturias, Extremadura, Castilla La Mácula, Canarias y Illes Balears, ninguna de las que alcanza el 1 por ciento del Producto Interior Bruto.
El análisis concluye que muchas autonomías “precisan fortalecer sobre su capacidad de innovación, apoyándose en el aprovechamiento del capital humano y de las TIC, la mejora de la cualificación empresarial, el incremento del tamaño de las compañías y su internacionalización”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *